El Ilusionista, o el encanto de lo oculto

Esta película me tiene dividido. Por una parte, todo el diseño de producción, la fotografía, la banda sonora, los actores... todo es estéticamente perfecto, encaja al milímetro y ofrece un conjunto sólido y sin fisuras. Por otra parte, el guión tiene lagunas donde no debería tenerlas, y la resolución de la película es demasiado obvia para mi gusto. Pero pasemos a los detalles, dónde siempre se encuentra el interés de cualquier historia.

El Ilusionista, con Edward Norton, Paul Giamatti y Jessica Biel, es la nueva película de los productores de la no menos buena Entre Copas, en la que un misterioso ilusionista se enfrenta a todo el poder de la Austria imperial del principio de siglo XX a causa del amor que siente por una aristócrata.

Así, somos transportados a la Viena imperial, de los palacios, la corte, el esplendor de los inicios de siglo. Y cuando digo que somos transportados a Viena, no lo digo metafóricamente; los decorados, el vestuario, la luz... todo es perfecto, la película tiene una textura magnífica, desde la luz difuminada de los atardeceres, hasta los tonos de todo lo que aparece en pantalla, que recuerdan a las fotografías de época -me apropio tu comentario Aida, espero que no te importe-, hasta los márgenes más oscuros de los encuadres, pasando por las transiciones entre escenas, dónde incluso se usa un fundido a negro en círculo como si de una película de cine mudo se tratase.

Las interpretaciones no desmerecen en absoluto el escenario; aunque es discutible que su personaje sea el protagonista, dado el peso del personaje de Paul Giamatti en todo el metraje, Edward Norton está impresionante como Eisenheim.

Norton le imprime una clase y un misterio al ilusionista que realza el misterio de toda la magia que realiza, en efecto, la severidad con que se comporta cuando el personaje actúa en su teatro le da una cualidad que no se puede definir como menos que mágica, incorpórea, como si el mago fuese una aparición que tuviese a su completa merced a todos los espectadores. Por contraste, cuando el personaje de Norton no está en los escenarios se revela como el hijo de ebanista que es, un hombre sencillo pero inteligente, sincero, de mirada penetrante.

Como contrapunto al ilusionista encontramos tanto al inspector en jefe Uhl, interpretado por Paul Giamatti, como al príncipe Leopoldo de Austria, interpretado por Rufus Sewell, los heraldos de la razón en este conflicto entre magia y lógica. Paul Giamatti está también soberbio en su papel de hombre humilde venido a más al convertirse en un allegado del poder, encarnado por el maquiavélico Príncipe Leopoldo, quizás un tanto sobreactuado por Rufus Sewell. Giamatti se luce en el papel del inspector de policía de Viena, cómplice del príncipe en una trama de finalidades dudosas; un inspector sumiso, realista y un tanto cínico, que evoluciona a lo largo de la película y asume su responsabilidad de representante de la justicia y deja de lado su cinismo para dejarse llevar por el embrujo del mago. Es quizás, el triumfo del hombre corriente sobre la magia y el poder, la demostración de que la lógica y la moral quizás aún sirvan de algo en el mundo.

La trama de la película nos lleva desde un inicio un tanto abrupto, in media res, a la infancia del mago, su romance con la aristócrata interpretada -con poca fortuna- por Jessica Biel y su posterior separación, la llegada a Viena de Eisenheim y su reencuentro con la duquesa. Más allá de esto, el conflicto entre la mente calculadora del príncipe y las artes del mago conduce la trama hasta un final que crece minuto a minuto, y acaba de forma contundente y expeditiva. Lo único que falla en la película son los últimos quince minutos... los buenos magos nunca explican sus trucos, y el público tampoco es tonto y cuando va a ver una película sobre magos prefiere conjeturar sobre como ha pasado todo que ser llevado de la mano a través de una explicación.

Aún así, recomiendo mucho El Ilusionista. A nivel estético es poco menos que perfecta, contenida pero exacta, y aunque la resolución sea un poco simple, eso no desmerece en absoluto el conjunto de la película.

btemplates

5 respuestas:

Lindeleriel dijo...

Después d leer esto casi me dan ganas d volver a verla!!! xdxd
Trankilo q te puedes agenciar todos los comentarios q quieras (ya me extraña q alguno merezca ser difundido...)
Efectivamente los efectos d camara, con tonos sepia y marcos oscuros te hacen creer q realmente estas en la Viena imperial...q ganas q dan d pillar un avion y plantarse en Viena e ir algun teatrillo d los d epoca........
..voy a dejar d desvariar....currar no es bueno pa la salud mental...
Besikos wapuu!!!

JinRoh dijo...

ilusionistas on a plane

Bearer of the Yellow Sign dijo...

Queremos comentario sobre la nueva peli sobre el tema...

Ubeinn dijo...

Prometo solemnemente que cuando vea The Prestige haré un comentario sobre el tema, y que algún día acabaré mi serie de comentarios sobre la p*ñ#t@r% Trilogía de la Venganza

_MeiA_ dijo...

Personalmente me encanto la peli, es buena, me gusto...

Saludos