Sympathy for Mr. Vengeance, o el peso de la realidad


Bueno, dije que colgaría hoy esta entrada ¡y parece que voy a cumplir! vamos allá.

Sympathy for Mr. Vengeance es la primera de las películas de la Trilogía de la Venganza de Park Chan-Wook, la que le permitiría plantear toda la trilogía como algo descarnado pero profundamente poético. Es una película realista, con planos compuestos de una forma algo menos cuidada que los de otras de sus películas; realista en cuanto al peso del azar en la trama, realista en cuanto a la profundidad de la desesperación de los protagonistas cuando sus planes se tuercen, y realista en cuanto a lo aparentemente normal de la incomunicación entre los personajes.

Todos los que intervienen en la trama, ya sea por motivos físicos -el sordomudo-, intelectuales -su novia-, o emocionales -el padre de la niña-, son seres incomunicados, que huyen hacia adelante, sin más meta que dejar atrás sus problemas. Los silencios, las miradas, lo que se debería haber hecho o dicho, marcan la historia.

Resulta difícil comentar la trama sin desvelarla, Sympathy for Mr. Vengeance está llena de giros argumentales inesperados y aparentemente vacíos de motivo, en una trama trepidante y que lleva la tensión a límites insospechados desde el principio de la película a su fin.

El protagonista, Ryu, un sordomudo que vive con su hermana enferma de los riñones, está firmemente determinado en conseguir una cura para su hermana, y poco menos que se desvive por ella. Trabaja en una fundición afanosamente, pero dificultades económicas llevan al propietario de la fundición a cambiar eso...

Así, la hermana del protagonista debe abandonar el hospital en el que está ingresada, y ante la imposibilidad de obtener cuidados adecuados para ella, Ryu recurre a una mafia de transplante de órganos, y decide con su novia -una militante de un grupo pseudoterrorista de izquierdas que hace aún más absurdo el conjunto- cometer un secuestro para financiar la operación. Sí. Todo se tuerce.

La trama desciende a una espiral de violencia enloquecida, venganza descabellada y desesperación. Sympathy for Mr. Vengeance no es una película amable, en cuanto a que siguiendo la vena del realismo que es su seña de identidad, aquí no hay redención o resolución del conflicto posible, todo sale de la nada y vuelve a la nada, con los protagonistas sujetos -o víctimas- del más despiadado azar. Es quizás una película un poco de historias cruzadas, al estilo de los filmes de Tarantino o Snatch de Guy Ritchie, pero mucho menos alegre, con un sentido de la fatalidad casi palpable. Cada protagonista tira del nudo hacia la dirección de sus propios fines, y eso sólo consigue romperlo.

Puede que sea la película más negra de la trilogía, con muy poco de ese realismo mágico y un poco humoroso parecido al de películas como Delicatessen, tan marcado en las otras dos películas de la trilogía. Aún así, es la primera visión sobre la venganza que nos ofrece el director coreano, y es una película profundamente impactante y perturbadora.

En breve, nos encontraremos aquí para hablar de Old Boy, la segunda y más conocida película de la trilogía.

btemplates

3 respuestas:

JinRoh dijo...

osti pues te bona pinta, lihaure de fer uncop d-ulll XD

Lindeleriel dijo...

uuuuffffff.....peli pa verla leyendo los substitulos todo el rato....no pué ser... pq entonces tienes q estar pendiente todo el rato d la pantalla...y no puedes estar pendiente d otras cosas.....jijijijiji.....xd
Bss!

Bearer_ofthe_Yellow_Sign dijo...

Lindeleriel, hija mía... si esperas ver una película sin subtítulos recomendada por este espécimen que tenemos por amigo... ya puedes esperar sentada y asegurarte que las almohadas bajo tu cuerpo son lo suficientemente cómodas para poder tumbarte a dormir si hace falta, puesto que antes se congelará el infierno y volverá a resurgir la torre hundida de R'lyeh...