Pontificados

Leo con más o menos asombro un artículo de Josep Cuní en El Periódico de Cataluña hoy. Para quien le interese, se puede leer el artículo completo aquí. Sin embargo, me quedo con una frase en concreto:

"...con protestas y encierros, ingenuos estudiantes instrumentalizados por infiltrados antisistema, profesores nostálgicos de la juventud perdida y ansiosos de recuperar el espíritu de aquello que pudo haber sido y no fue, policías cuestionados y airados y su conseller contra las cuerdas."

Me alegra ver que el Sr. Cuní, desde su infinita sabiduría, ha encontrado la manera de poder seguir con el argumento de que los estudiantes en contra del proceso de Bolonia son una minoría después de la manifestación del pasado jueves, que agrupó a miles de asistentes.
Queda clarísimo, hemos sido manipulados por los "antisistema" y somos todos "ingenuos". Seguro que todos los que portaban pancartas en la manifestación no son miembros de sindicatos de estudiantes sino que son una pandilla de punkis perroflauta. De un plumazo el sumo pontífice de las mañanas de la TV nos arrebata toda capacidad de raciocinio y nos convierte en borregos obedientes al servicio de un arquetipo que viene siendo construido por lo medios desde hace un tiempo, el "antisistema".


Alumno de doctorado típico siendo acompañado a la facultad por los Mossos, según los medios.


Semejante argumento
, obviando una realidad que no interesa mencionar, nos retrotrae a las mejores declaraciones falaces, como ese "No votar al PP es votar a ETA" de Aznar.
Recuerdo como uno de los mejores profesores que he tenido a lo largo de mis estudios, el profesor Jarque de Géneros Argumentativos en Prensa, nos comentaba que declaraciones de este estilo solo se pueden achacar o bien a una intención manipuladora o a la incompetencia.
A mi entender, lo que sería ingenuo es pensar que el Sr. Cuní es un incompetente, pues resulta obvio que no se llega dónde ha llegado él sin ser un buen periodista. Por lo tanto, vuelvo a la idea con la que cerraba el anterior parágrafo, la construcción del arquetipo de "antisistema".

Ahora me voy a poner un poco pesado. Quiero recordar los escritos de Walter Lippmann, uno de los periodistas más influyentes del siglo XX. Sin extenderme mucho; Lippmann postulaba en sus textos la construcción de una realidad cohesionada a nivel social por parte de los medios de comunicación, sobretodo por parte de la prensa. Inevitablemente, los periodistas simplifican la realidad en una serie de estereotipos para la fácil comprensión de su público. Para ello, se construyen una serie de estereotipos en los que englobar a los actores en qualquier conflicto.
Esta arquetipación, ni que decir tiene, puede ser accidental, deliberada o intencionada.


El Sr. Lippmann en uno de sus típicos episodios de euforia.


Ya desde hace unos meses, se identifica desde los medios al movimiento en contra de Bolonia -no uso el término anti-bolonia deliberadamente, por las razones que ahora expongo- con el llamado "antisistema". No hace falta buscar mucho para ver que la conceptualización de los estudiantes de estos colectivos de un tiempo hacia aquí es la siguiente: un tipo más o menos desaliñado, que no asiste a clase, que está en contra de todo y cuyo único interés es fumar porros en el césped del campus. Por suerte son una minoría, aunque como dice el Sr. Cuní, contaminan a todo el colectivo universitario con su insidiosa acción. A parte de ser los causantes de todos los disturbios en manifestaciones, por supuesto.

Ya en un Telenotícies vespertino de TV3 de la semana pasada se juntaba con toda la intención del mundo un bloque de dos noticias sobre el movimiento en contra de Bolonia con una noticia sobre disturbios urbanos, con profusión de imágenes de archivo de contenedores quemados, encapuchados echando piedras y semejante imaginería. Por supuesto estas acciones son dignas de castigo y merecen ser reprimidas por los cuerpos de seguridad, pero esto no es comportamiento estudiantil típico.

Señores, yo no estoy a favor del proceso Bolonia y voy a todas las sesiones de las asignaturas en las que estoy matriculado, me visto como una persona normal, me ducho cada día y no voy tirando cócteles Molotov a los cajeros automáticos mientras paseo.
Dejémoslo claro: la aplicación del Espacio Europeo de Educación Superior -la iniciativa identificada como Proceso Bolonia- no ha sido consultada con los estudiantes. Se está imponiendo una normativa por intereses privados. Por supuesto el proceso Bolonia tiene elementos muy interesantes, como la convalidación europea de títulos universitarios, pero en cualquier caso promueve una serie de actuaciones que no parecen adecuadas a gran parte del colectivo universitario -incluyendo a más de un profesor-.
La universidad española no dispone de los medios económicos para aplicar una estructura como la propuesta en el EEES, faltan profesores y medios materiales. Por otra parte, la generalización de las llamadas "becas préstamo" supondrá que toda una generación de universitarios se hipotequen ya antes de terminar sus estudios.

Veamos una entrevista que mantuvo el Sr. Cuní con dos representantes del movimiento estudiantil, con la participación de la siempre inestimable Pilar Rahola y con perlas como la siguiente:

"Cuní: ¿llevas muchos años en la universidad?
Representante: Sí.
C.: ¿Qué pasa, no apruebas?
R.: Soy alumna de doctorado.
"









Señor Cuní, sus declaraciones y su postura sin duda obedecen a una serie de argumentos en los que Ud. cree firmemente, pero no por ello tiene el derecho de presuponer la inoperancia intelectual de los que no estén de acuerdo con ellos. No está Ud. en posesión de la verdad, de la misma manera que no lo está nadie. Sin duda Ud. cree que la aplicación del EEES es adecuada según su punto de vista o el de su círculo de conocidos, pero Ud. no es la sociedad en su conjunto ni puede hablar en nombre de quien no le ha cedido su derecho a palabra. Por favor deje de esparcir sus opiniones -recalco, sus opiniones- como si fueran una verdad única y monolítica.

O bien váyanse Ud. y la Sra. Rahola a debatir -nótese la cursiva, por favor- con intelectuales de su calibre, como los invitados de La Noria.

btemplates

1 respuestas:

Denkara dijo...

Me parece indignante lo que hablan el Cuní y la Rahola sobre los Erasmus: que es pa irse de vacaciones a hacer asignautras de la vida y que no tienen que ver con la carrera...

Pues bien! Yo me fuí de Erasmus hace 2 años a Italia y me saque 2 asignaturas de la carrea: Immunologia (que es Troncal!!) y Comportamiento Animal (que es optativa!!). No fuí a sacarme asignaturas de pasar el rato en el bar! Y a parte, aprendí italiano!

Vergüenza les tendria que dar a estos dos estar en la tele y dar lamentable espectaculo cada mañana.
La Rahola se retrata sola, al decir que le ofende que la chica representante de estudiandes no hable en catalán! Pero si la chica no es de aqui! Lo dice ella misma, que está aquí grácias a una beca Séneca!!!

La Rahola y el Cuní cada dia se parecen más a los fachas de la dictadura..en este caso, de la suya propia!