¿Who watches the watchmen?


¿Quien vigila a los vigilantes? Esta pregunta sirvió como pie a Alan Moore el 1986 al crear para DC Comics una serie que revolucionaría el concepto clásico de superhéroe como personaje sin fisuras, encarnación todopoderosa de un ideal -Superman o Green Lantern como ejemplos de personajes de la casa DC poco menos que omnipotentes-. Con la ayuda del dibujante David Gibbons el escritor tomó como base una serie de personajes de una editorial recientemente absorbida por DC, Charlton Comics, y los usó para reflexionar sobre la naturaleza humana fundamental del héroe, dándole intereses, problemas personales y sobre todo, defectos propios de personas de su tiempo a sus personajes.

A la vez,
Moore compararía a estos héroes más verosímiles con un superhéroe omnisciente que pondría de manifiesto la alienación que semejante poder provocaría. Con todos estos elementos, el genial guionista elaboró una serie que marcó el desarrollo del cómic moderno y revolucionó sus bases temáticas, firmando una obra maestra poco menos que sagrada para los aficionados del género. Mucho se ha escrito sobre Watchmen, y no vamos a tratar del cómic original aquí -aunque desde aquí también se recomienda encarecidamente su lectura, sea del original de los ochenta o de las múltiples reediciones de la colección completa que se han publicado.-



La adaptación del
cómic por parte de Zack Snyder se estrenó hoy, seis de marzo del 2009. El mismo director que se atreviera anteriormente con 300 o un remake de El Amanecer de los Muertos lo ha vuelto a conseguir, ha adaptado lo inadaptable. Después de las controversias legales vividas en torno a la película, con un litigio entre Warner Bros. y Twentieth Century Fox que llegó a poner en entredicho el estreno de la misma, el film ha llegado a los cines.

Ha llegado con la expectación que envuelve a cualquier gran producción de
Hollywood, más cuando esta producción es una adaptación de otro medio. Expectación, claro está, que va en ambos sentidos, puesto que al igual que muchos tenían puestas grandes esperanzas en la adaptación, otros -entre los que me cuento- temían por los recortes que pudiera sufrir un material original tan crudo en las manos de la siempre presente tijera de los cánones del cine comercial. Una cosa está clara: los fans del original pueden respirar tranquilos. Pese a algunos cambios mínimos en el guión -más que comprensibles en la adaptación de una de las series de cómics más complejas de la historia, con más de 400 páginas de longitud- la esencia de la historia se respira en cada uno de los fotogramas de la película.

El trabajo en la máscara de Rorschach es excepcional, fluyendo constantemente según el estado de ánimo de su portador.

Destaca a parte del excepcional trabajo de adaptación de guión -que cuenta con la colaboración de David Hayter, conocido actor de voz y
guionista- el trabajo en el vestuario de los protagonistas. La mayoría de personajes -a excepción de Rorschach- han recibido un rediseño de su traje, viéndose reflejado en ellos un estilo más actual que el propuesto en el cómic original. Podría decir el purista que este rediseño choca con el hecho de que la acción ocurra en 1985, pero de hecho es un anacronismo aceptable viendo el cuidado que se ha puesto en la ambientación -los programas de TV, el ordenador que se usa en una secuencia, etcétera-.

El trabajo de los actores, en particular de Billy Crudup, Jackie Earle Haley y Patrick Wilson es también destacable, aunque el personaje de
Rorschach resulta una versión más cuerda del psicópata en un mundo que le repugna del cómic. Sobretodo Crudup hace una gran labor aportando al Dr. Manhattan de una cierta gravedad en su forma de actuar y moverse que le distancia claramente de sus compañeros en pantalla hasta con el más mundano de los actos. Todos los actores están acertados en su papel -aunque la caracterización del presidente Nixon en el filme ralla lo caricaturesco-, viéndose el acierto de usar actores poco conocidos para los papeles: cada actor y actriz resulta creíble como su personaje, reflejando la historia que pesa sobre sus hombros.

Volviendo a la adaptación del guión, lo único que se podría tachar de ella es una cierta tendencia al
happy ending en las dos secuencias finales. Con todo, el filme resulta dinámico y entretenido, aunque la primera hora, que presenta personajes y plantea la historia, es algo lenta, sobretodo comparándola con unos títulos de crédito impresionantes, que en cortas secuencias mezclan imágenes de referencia histórica -las flores en los rifles el 68, el monje que se quemó vivo como protesta ante la guerra de Vietnam- con los personajes del filme, zambulléndonos de cabeza en la historia familiar, pero marcadamente distinta, de este mundo al borde de la destrucción nuclear.


De izquierda a derecha, El Comediante, Espectro de Seda II, Dr, Manhattan, Ozymandias, Búho Nocturno y Rorschach.

Mención aparte merece la banda sonora, que impacta por su inclusión de temas emblemáticos de su época de artistas como
Nat King Cole, Jimi Hendrix, Janis Joplin o Bob Dylan. A parte de estas canciones, la banda sonora compuesta por Tyler Bates -que ya colaboró con Snyder en la banda sonora de 300- es más que correcta y acompaña a la acción dándole los toques de gravedad necesarios.

No comentaremos aquí los detalles de los giros argumentales del guión para no estropear la película a quien no haya leído el original, pero si confirmamos que están todos los de la novela gráfica. Lo único que se puede reprochar a
Watchmen es que a veces parece dar demasiada información de forma atropellada para luego detenerse con efectismos a cámara lenta en escenas de acción que aunque no resten profundidad al conjunto se podrían haber resuelto con mayor velocidad. También resulta discutible la gratuidad casi gore de algunos planos especialmente sangrientos, que aunque no sorprende viendo la filmografía del director resta calidad a un filme excelente.

Watchmen deja una impresión profunda y positiva, atreviéndose a ir más allá tanto en el grafismo de su violencia como en la inclusión de escenas de una dureza que sorprende en un filme de su presupuesto y comercialidad o la profundidad esperada de una película comercial.

Con todo, es una obra que se coloca al lado del original, orgullosa de ser un trabajo con entidad propia y que sobrepasa con mucho a todo el cine de
superhéroes visto hasta la fecha sin caer en la pedantería o la autoimportancia de otras películas del género. Vigilen a los vigilantes, me lo agradecerán.

btemplates

15 respuestas:

clara_etc dijo...

Hoy seguramente iré a verla con Arnau!

Denkara dijo...

....veo que aún no lo habeis entendido... Yo no estoy encerrado con vosotros.... Vosotros estais encerrados conmigo.....

Simplemente genial!
Un dia de estos me leo el comic, lo prometo! xDD

Gerard Aragón dijo...

Pues leete el comic, Denkara, porque yo lo estoy haciendo ahora y me está pareciendo lo MÁS grande que he leído en materia de comics.

Mucho tendrá que hacer la peli para no destrozar esta obra maestra de la viñeta.

Saludos!

The_Fan dijo...

La verdad es que la película me pareció muy correcta, con la excepción de sustituir el "calamar" por un simulacro de los poderes del Dr. Manhattan.

Ubeinn dijo...

FAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN

¡Los vientos gélidos del Norte auguraron tu llegada con la oscuridad de la luna nueva! Espero que este sea el primer comentario de muchos, anda, vámonos a brindar por este reencuentro con la sangre de nuestros enemigos.

Alvy Singer dijo...

Pues yo creo que si os ha gustado esta película NO debéis leeros el tebeo, porque saldréis escaldados. Al menos esperad años, hacedme caso. La película condiciona la lectura para siempre. El tebeo es una cosa profunda y culta, muy difícil de pillar para el que vaya esperándose un disparate lleno de espectacularidad y sangre. No la tiene. Es más bien borde, porque Alan Moore es así, él mismo lo reconoce. Lo he releído una y otra vez y lo veo perfecto. Sus aportaciones me parecen cuantiosas, largas de explicar para todo aquel que no haya leído nunca a Will Eisner, Winsor McCay o Harvey Kurtzman, ni tenga una conciencia bastante preclara de toda la historia de los superhéroes, desde el Action Man, pasando por la Marvel, pasando por la Charlton (y el Atlas Comics pre-Marvelita) y teniendo claros a los santos patrones a los que se dirige siempre Moore. Lo entiendo. Parte de la gracia de Watchmen está en conocer muy a fondo el tebeo (en general, claro) anterior a 1986 y conocer toda la inocencia y larga historia del tebeo de superhéroes antes de 1986. Así ves que cosas aportan Moore y Gibbons, cuales continua y con cuales juega. Igual te gusta, igual lo disfrutas, pero esto es como ver estrellas morirse o algo. Cuanto mas sabes del tema, más lo disfrutas, porque más entiendes las coordenadas que maneja la obra. Y las de Watchmen son infinitas, requieren algo más que la lectura (repetida) del mismo tebeo. Además del conocimiento exhaustivo de la historia del medio, date un paseo por los citados en cada episodio porque si estudias a fondo sus ideas, entenderás más la profundidad del tebeo. La primera vez que lo leí estuve impresionado, me gustó mucho, pero ni había amado a William Blake como ahora, ni había entrado en las metáforas sutiles de Bob Dylan, ni me había atrevido con Einstein, ni Nietzsche me parecía el puto crack que es porque he leído algunos de sus libros. Ahora sí, y me parece disfrutable a un nivel adorable. Hay obras exigentes y Alan Moore lo es mucho. Yo creo que, aunque no me entusiasme, para empezar en Alan Moore, V de Vendetta. Mucho más sencillo, mucho más políticamente extremo, mucho más sensible y mucho más signifcativo en su apocalíptico pesimismo thatcheriano. Watchmen dependes de muchos factores que, francamente, no dependen de ti. Yo fui receptivo a la primera lectura, pero entiendo que disguste. Es más, es comprensible.

Otra cosa. Estoy en contra de los fans. Me da igual que respiren intranquilos, de hecho, me da igual que respiren. La idea de que el fan es el guardián del producto original me parece incorrecta. ¿Conocéis algun fan que proponga lecturas interesantes de la obra al margen de que se la sepa de memoria, la haya visto muchas veces y conozca a los personajes? El radio intelectual de los fans es escaso tirando a mínimo, sin perspectiva. La lectura y el juicio implican crítica, y mal lo llevaríamos si el fan de Watchmen tiene razón porque es fan. Hay que desprestigiar al fan, porque no hace otra cosa que guardar espíritus o esencias, es una especie de conservador de museos, y la cultura es otra cosa, no tiene nada que ver con el dogmatismo de los fans. La cultura es intercambio de ideas.

Esta película está muy bien porque es una parodia inconsciente. Es puro y duro cine basura. Si uno ha visto cualquier película no lineal sabe que narrativamente esta película es un desastre. Pero a nivel de estructura dramática, vamos, ni una película turca de los setenta va más coja. Decía Nacho Vigalondo que es un "reflejo accidental de sus tiempos". Estoy de acuerdo: violencia estilizada, voz en off a piñón, secuencias planificadas con órganos a descubrir o que no quisiera descubrir, recurrencias gays chuscas (la POLLA del Dr. Manhattan, su CULETE y su MUSCULATURA), humor guarro de (mala copia) de película de los Farrelly en escenas de sexo (¡HALLELUJAH!) y la idea, más bien estúpida, de que el tebeo es un storyboard. Que oye, mira que es fácil ver que no. El tebeo se lee y la película se ve. En una el lector y el espectador tienen roles distintos de consumo. Después la obviedad de que tebeos y cine no tienen mucho que ver por muchas películas que generen.

Detalles de chichinabo hay a miles: Rorsarch es un señor simpático, pero que no mata a más peña que Dan y Laurie, que se lo pasan teta repartiendo en la cárcel patadas voladoras y matan a más gente en el callejón que Rorsarch (o sea), el monólogo del Dr. Manhattan está tan mal narrado que debería venir Paul Thomas Anderson y explicarle al Zack Snyder como se usa la voz en off, como se narra algo de forma no lineal, como se monta.

Sin fijarme tanto en la fuente, y atendiéndome a lo que propone sólo la película, la veo maniatada por su fidelidad al colectivo Invisible (e inservible) llamado Los Fans en muchos planos, y paradójicamente, su look espectacular, su gore de película Italiana de serie Bé pero descontextualizado y su malo gay de cuarta (al que sólo falta el MWA-HA-HA en cada escena) hacen el resto. La máquina que genera manchas-explosiones del dr. Manhattan es ya digna de Futurama, yo no podía parar de reir ¿Para qué diantres sirven los tranpsortistas? Porque esta película es como un eco asmático de lo que en el tebeo era narrativa complejísima que funciona mucho más rápido que su lector.

En cuanto a la fuente, sé que es difícil entender que Watchmen no era (ni es, ni será) un tebeo de superhéroes. El tebeo de Moore y Gibbons no es de superhéroes. Es el Quijote de los superhéroes. Y el quijote NO es una novela de caballerías. La obra, no obstante, está por encima de todo. De los fans, de sus creadores, y de una película kitsch tan cara. O sea que mantengo que no creo que una película pueda destrozar algo. Porque el cine, sencillamente, no representa nada para todo aquel que sepa lo que es Watchmen. Ni lo necesita, ni lo deja de necesitar.

También es cierto que esta película es mucho más cara, más ridícula y más inconsciente que otras adaptaciones. La película es una especie de versión cachonda de Los Increíbles en la que el director sintoniza mal (Pero MAL) a Kubrick (Dr. Strangelove), Coppola (Apocalypse Now), Scorsese (Taxi Driver) y hasta hay un guiño sonoro a Blade Runner en la partitura de Tyler Bates con los sintentizadores. No hay tono en esta película, pasa de la parodia kitsch a la poesía que no funciona.

Tampoco hay mucho más. Hay una película llamada Persona de Ingmar Bergman que si que sabe como hacer del eco del pasado algo narrativo y sin usar sounds of silence. No creo que nadie en su sano juicio se pueda tomar esta cosa tan kitsch en serio. Es cierto que hay cierto mensaje, pero es tirando a políticamente incorrecto. En esta película se dice que los 11S (porque las torres gemelas aparecen más de dos veces en esta película y obviamente post11S esto significa algo, por mucha coartada de fidelidad que se diga) los provocan empresarios maricones, ecosocialistas. Esto es sabroso para los Obama Times, pero a nivel cinematográfico no creo que haya mucho más que eso y los créditos iniciales.

Ubeinn dijo...

No me voy a extender sobre nuestras diferencias Alvy, puesto que recuperando a Eco creo que se resumen en que tu perspectiva corresponde a la tendencia apocalítica y la mía a la integrada, y difícilmente podamos conciliar estas opiniones. Además mucho han escrito ya otros sobre el tema.

Sólo comentar dos cosas; primero, no entiendo tu crítica al colectivo Fan, partiendo de la base que tú mismo eres fan de autores como Tarantino -te dije el otro día que los primeros 30 minutos de Death Proof no me gustaron y me montaste un mítin :P- y de que no por ser un -buen- fan de algo se deberían dejar de ver sus carencias y defectos. Segundamente, creo que quejarse de la aparición del Dr. Manhattan desnudo y la recurrencia de su miembro viril achacándolo todo a un "chusco tópico gay" presenta dos problemas: que en el original ya podemos ver el pene, los musculitos y el culo del Dr. y ello no tiene ninguna connotación sexual sino que esa falta aséptica de pudor es otra señal de su inhumanidad, y que decir que la aparición de un hombre desnudo es algo chuscamente gay es obviar por entero al género femenino, que también va al cine.

Alvy Singer dijo...

1)"Fan, partiendo de la base que tú mismo eres fan de autores como Tarantino -te dije el otro día que los primeros 30 minutos de Death Proof no me gustaron y me montaste un mítin :P- y de que no por ser un -buen- fan de algo se deberían dejar de ver sus carencias y defectos."

¡ME OFENDES! ¡ME ROMPES EL CORAZÓN! ¡ME PARECE FATAL! Jajajajajajaja. Es broma, a ver. Vamos por orden.

No soy un fan de Tarantino. Te diré de lo que soy fan: de los vídeos con monos. Los chimpancés me provocan una sensación sublime que por mi propio bien no trataré de justificar. No soy fan porque el fan es alguien que le rinde culto a algo, sin más, y esto viene de Star Wars. La idea es que el fan nace como una persona que puede vivir todo el rato adorando y amando "lo mismo" sin preguntarse nada.

Otra cosa es que el fan, precisamente, se basa en su falta de coordenadas. Hacer crítica, razonar opiniones es más complicado. Es cartografía. Y es complicado mapear algo, sobretodo para los fans. Y requiere conocimiento para entender las coordenadas de la obra. Como te dije yo a Death Proof la defiendo porque situo a esa obra en unas coordenadas (te hablé de Godard, de Russ Meyer inclusive, pero no sé si pude explicarte a fondo lo de Punto Límite Cero y Two Lane and The Blacktop de Monte Hellman y no pude hacerlo de Ballard, ni de Psicosis de Hitchock)y extraigo cual es su audacia. Si carezco de las coordenadas, como todo en esta vida, me puede limitar a un "Me mola, no me mola". Si intento pasar de ahí y convertir eso en una opinión seria, tienes derecho a pegarme. Pero, más allá de que disfrute un copón discutiendo y hablando de temas que me apasionan contigo, con gente inteligente, creo que te situe las obras en unas coordenadas e intente explicar porque Death proof es una obra maestra.

Respecto a Tarantino, creo que tiene obras menores y obras mayores. Eso para empezar. Porque es humano, como usted y como yo, y porque hay creadores con obras mayores. Carencias y defectos una obra maestra no las tiene. A lo que vamos es qué es una obra maestra: para mi una obra que consigue, entr eotras cosas, hacer de su lenguaje/medio una audacia increíble. Una obra exige entenderla y si me hablas de defectos y carencias de Tarantino asegurate de, cito a John Updike, "no culparle por algo que nunca intentó".

2) La representación en imagen no es lo mismo que un dibujo. El cine depende de factores absolutamente distintos y antagónicos de los que depende el cómic. La obsesión con el pene no estaba. Pero, bueno, que por si quieres pruebas, ahí viene Snyder, que debería irse de vacaciones a Brokeback Mountain.

- Va a convertir al Dr. Manhattan en una fantasía sexual.
-Me gusta crear hombres objeto, fuertes, poderosos. Lo hice en 300 y repito ahora con Dr. Manhattan, un hombre roto que asusta por su indiferencia.
(http://www.laverdad.es/murcia/20090306/cultura/quiero-asaltar-publico-watchmen-20090306.html)
Si lees la entrevista ves que Snyder está queriendo hacer una película filosófica, se está convenciendo de ello. Bien, de eso puedo culparle ;)

Ubeinn dijo...

Lo de Psicosis y Death Proof me lo vas a tener que explicar porque no veo la semejanza ni en el blanco de los ojos de los directores... Por otra parte si que puedo ver algo de Russ Meyer en Death Proof, y las referencias al cine "de coches" de las grindhouse -¿Punto Límite Cero no es la película que se menciona en el segundo "episodio" de Death Proof en las conversaciones de Rosario Dawson & Co.?-.

Alvy Singer dijo...

Pues que tienen la misma estructura narrativa. Hay una variación, pero la idea es muy similar.

Alvy Singer dijo...

A ver, me explico. Psicosis tiene dos partes bien claras. Aquella en la que conocemos a la víctima y al asesino y aquella en la que vemos al asesino capturarse. Hay un epílogo donde se nos explica la patología del villano.

Death Proof tiene justo esa estructura variada sutilmente. Como dramáticamente no son similares, lo que hace es colocar el epílogo (el diagnóstico) justo en medio. Pero ahí sigue la idea de conocer mejor al protagonista (femeninas y plurales, claro) y la idea de asistir a su captura, desmitificación. Puedo extenderme, pero creo que he sido ya claro.

Ubeinn dijo...

Hm, visto de esta manera sí. Te refieres al diagnóstico como la escena del coche con... ¿Era Rose McGowan la rubia? no tengo la película a mano ahora mismo... Por cierto, en Death Proof Tarantino no tiene cameo, si no lo recuerdo mal, si no también sería otro detalle semejante...

Alvy Singer dijo...

Si tiene cameo. Hace del barman de las chicas en la primera parte y las invita a un chupito.

Ubeinn dijo...

Cierto cierto... Entonces es otra semejanza -algo menos significativa que el paralelismo narrativo- con Psicosis.

JinRoh dijo...

wtf

anava a dir algo pero estic flipant tant que passo xDDDDDDDDDDDD