Ensayando

Se acerca el fin de curso, y me enfrento a los últimos encargos de Periodismo Cultural. En esta ocasión, se nos pide un texto sobre un ensayo o ensayista, mas no un comentario o reseña, sino un resumen de qué nos aporta a nosotros, como personas, esta obra.

Respondiendo a esta pregunta, me gustaría hablar de "Encuentro con el Otro", de Ryszard Kapuściński. Breve resumen del ensayo, o más bien, de los temas que toca: el autor nos habla, a través de diversos textos extraídos de comparecencias, conferencias y demás ponencias -viva la aliteración- de la relación del ser humano con sus semejantes. O mejor dicho, con sus diferentes.

Es un texto sobre la interacción con miembros de otras culturas, pero no sólo de eso, sino de la interacción como pilar básico de la cultura y el pensamiento humano; de la necesidad de encontrar a otra persona para poder definirnos a nosotros mismos como tal.

Así Kapuściński nos da su visión de esta interacción. Ciertamente se le pueden achacar muchos defectos, como quizás pecar de etnocentrismo europeísta -pero quién no peca de eso-, o tener una actitud casi de pontífice ante el texto, situándose por encima del bien y del mal, y criticando a todo y a todos sin atreverse a hacer autocrítica. Ciertamente se le puede acusar de maniqueo, y de querer exponer sus puntos de vista como los únicos que son válidos. Sin embargo, personalmente creo que este ensayo aporta una serie de ideas muy interesantes. Intentaré ser breve en mi exposición, pero no me comprometo a nada.

Primeramente, la inquietud por conocer otras realidades diferentes a la nuestra. Ya en los primeros capítulos del ensayo el autor nos describe las tendencias de interacción entre culturas como una mezcla de ansia de dominio, ansia de aislamiento, y en último lugar, de comprensión. Remarca la necesidad de esta comprensión a través de un proceso que nos implique en esta cultura, compartir sus características. ¿Cómo podemos llegar a comprendernos si simplemente nos miramos de lejos como objetos de estudio? La clave está en la proximidad y la interacción directa.

En segundo lugar, Kapuściński destaca la importancia de tener una actitud mental abierta, de superar los prejuicios. Qué gran acierto. Los prejuicios son muros en el camino del conocimiento. Muros que nos permiten delimitar un territorio comfortable y seguro, pero al fin y al cabo restringido. Hay que saber ver a través de ellos y no acomodarnos en la falsa seguridad que nos ofrecen.

En tercer y último lugar, la idea que creo más importante, es la de la construcción de la identidad a partir del diálogo. El ser humano es un ser social, nos definimos a través de la interacción. La intervención de los demás es vital en cualquier proceso de aprendizaje, definirnos a nosotros mismos de cualquier otra manera es caer en la delusión y el egocentrismo.

Proximidad, mente abierta, diálogo. Eso es lo que me aporta Kapuściński. Eso es lo que creo que me dirige, la necesidad de conocimiento, de comprender a través de la proximidad, de ver a los demás con una mente abierta, y de entablar siempre un diálogo. Así ando yo por la vida. Menudo un iluso, se diría.

Nos leemos próximamente. Tengo una reseña pendiente de Dead Set, aunque se acerca el período de exámenes y puede que eso me distraiga un poco de mi cometido. ¡Salud!

btemplates

1 respuestas:

Alvy Singer dijo...

Ébano de Kapuscinski es titánico, este es más de una tesis, más ensayística, igualmente recomendable, claro.

Saludos Ubeinn!