2 respuestas

Fortalezas


Me ha impactado esta noticia, leída en Europa Press. Sin duda alguna, a nadie sorprenden ya las declaraciones de ciertos sectores políticos del país, y más al respecto de temas como la inmigración y las competencias de las comunidades autónomas. De hecho, el propósito de este post no es otro que comprobar lo vigente que sigue lo dicho en un texto que escribí hace bastante tiempo, hace casi dos años.

Sí, este es un post de refrito con un artículo antiguo, pero una serie de circunstancias personales que no vienen a cuento no me han permitido escribir nada recientemente. Espero que me perdonen. Sin más, el texto en cuestión:

"
Sobre el muro

La inmigración ilegal es un hecho innegable, por mucho que se sigan alzando barreras, por mucho que las noticias de cayucos perdidos en el mar ya no nos llamen más la atención que el rumor de las olas en la playa y por mucho que que se diga que es ilegal. Ilegal no es más que un término acuñado desde nuestro lado de la barrera, y pierde su sentido, su gravedad, y su presunta importancia al otro lado de ella. Los inmigrantes esperan trabajar por un futuro mejor en una tierra de oportunidades, y en lugar de ello encuentran un muro a su entrada, y aún si lo superan siguen atrapados en un sistema que los persigue y los criminaliza, complicando su regularización y reprimiéndoles.

Criminalizar la inmigración sólo consigue que la inmigración se deba integrar en el crimen y la picaresca. La diferencia y la discriminación hacia el inmigrante nacen de esta criminalización, y se alimentan desde las jerarquías sociales existentes. Ilegal es la inacción de la comunidad internacional ante la situación de África, que permite que continuen en el poder gobiernos corruptos y dictatoriales, sin ir más lejos el de Gadaffi en Libia. Ilegal es no hacer nada por mejorar la esperanza de vida en África, que es de 46’3 años. Ilegal es la postura de las multinacionales farmacéuticas que se niegan a convertir los fármacos contra el sida en genéricos cuando dos de cada tres infectados de sida del mundo son africanos. ¿Nadie se ha parado a pensar que si los inmigrantes están dispuestos a atravesar las penurias que atraviesan es por la completa falta de esperanza en la que se vive en sus países de origen?


La región más pobre del planeta sigue sin recibir más que paños calientes para sus problemas. ¿En lugar de pagar bajo mano a inmigrantes no sería mejor crear empleo en su país de origen? El antieuropeísmo mostrado por los líderes africanos en la última cumbre africano-europea es
más que justificado; la sociedad europea se alimenta de la inmigración, legal o no, y sobretodo marca cual es la inmigración legal y cual la ilegal.

Dentro de este marco, es necesario establecer acuerdos para la el flujo legal de inmigración. Las legislaciones actuales son insuficientes, y ayudan a perpetuar las desigualdades sufridas por el colectivo inmigrante. Una regularización permitiría erradicar las redes criminales tejidas alrededor de la inmigración, permitiría que los negocios de los inmigrantes pudieran funcionar dentro del sistema fiscal, y este mismo sistema fiscal se vería fortalecido por las aportaciones de los recién llegados.

Ilegal es un término que más criminalizar a los inmigrantes, ampara a los que se aprovechan de su situación para sacar beneficio. Ilegal es el tráfico de seres humanos. Ilegal es el trabajo precario, sin medidas de seguridad ni un sueldo digno. Ilegal es el soborno que acepta el funcionario a cambio de agilizar los trámites. Ilegal es el que realquila un piso patera. La inmigración es un hecho innegable, y convirtiéndola en un fenómeno ilegal y poniéndole trabas puede que consigamos convertir Europa en una fortaleza, pero eso solo nos llevará a ser los vigilantes de nuestra propia prisión.

"



5 respuestas

El Adán Atómico


El título
tiene pinta de ser el de un ensayo pretencioso sobre el Dr. Oppenheimer, por todo el tema de la manzana como metáfora de la bomba atómica y el pecado original, y blah blah blah, pero para hacer reflexiones pretenciosas ya está Jonathan Blow, no se preocupen que vamos a hablar de videojuegos.

Canabalt es la última creación de Adam Saltsman, apodado "Adam Atomic" -ahora ven lo elaborado que es el título ¿eeeeeh? Humor de primera para lectores de primera-, programador de caramelos pixelados como Fathom, Gravity Hook, o el motor gratuito para juegos flash Flixel, sobre el que están basados los tres juegos comentados.



Si en Fathom teníamos una reflexión sobre las experiencias cercanas a la muerte y Gravity Hook resumía en un clic los juegos de habilidad y reflejos, Canabalt es el demake perfecto de un juego de plataformas.

Inscrito dentro de la competición Experimental Gameplay Project (imprescindible para cualquier aficionado al videojuego: la competición mensual gira en torno a un tema distinto cada mes y ya ha producido bastantes pequeñas joyas), Canabalt abraza el concepto para los juegos de este mes impuesto por la competición: "bare minimum", es decir, lo mínimo imprescindible. A través de ese mínimo gameplay Saltsman reviste su criatura de un aspecto visual y sonoro que nos recuerda a algunas de las mejores distopías del videojuego y el cine recientes, Half Life y The Matrix.

¿Será Canabalt una crítica a los videojuegos con gameplay simplón -que no simple- y estética pulida hasta el absurdo? ¿Será una reducción del género plataformero a su esencia más pura? Jueguen y decidan.

Ah, y no dejen de jugar a Spelunky, que por fin ha lanzado su versión 1.o para PC. Exploración de cuevas procedural y gráficos de 16 bits... Y es gratis. Del todo. ¿Hace falta decir más? En todo caso, un vídeo:



¡A jugar, que es gratis, y se acaba el verano! Y aún no me he visto Perdidos... A este paso no podré conectarme a internet sin spoilearme...