Anotación


Les dejo aquí
una crítica que escribí a propósito de El Secreto de sus ojos, película que les recomiendo encarecidamente. Próximamente, más posts, que tengo varios en la recámara, pero parece que estoy un poco parado...


EL SECRETO DE SUS OJOS

Dirección: Juan José Campanella. Países: Argentina y España. Año: 2009. Duración: 129 min. Género: Drama. Interpretación: Ricardo Darín (Benjamín Espósito), Soledad Villamil (Irene Menéndez), Pablo Rago (Ricardo Morales), Javier Godino (Isidoro Gómez), Guillermo Francella (Sandoval). Guión: Eduardo Sacheri y Juan José Campanella; basado en la novela “La pregunta de sus ojos” de Eduardo Sacheri. Producción: Gerardo Herrero, Mariela Besuievsky y Juan José Campanella. Música: Federico Jusid. Fotografía: Félix Monti. Montaje: Juan José Campanella. Dirección artística: Marcelo Pont. Vestuario: Cecilia Monti. Distribuidora: Alta Classics. Estreno en Argentina: 13 Agosto 2009. Estreno en España: 25 Septiembre 2009.





Esta es una película, sin lugar a dudas, sobre la incapacidad del hombre; para amar, para recordar, para olvidar, pero sobretodo, la incapacidad para cambiar de pasión, para aprender de sus errores. Campanella nos propone a un Ricardo Darín perdido, en lo que él mismo postula como una vida llena de nada, y nos lleva a través de los recuerdos de este hombre, enseñándonos qué le llevó a ese punto, y como no consiguió volver su mirada del pasado al futuro.

De esta manera, el director nos hace recordar con el personaje, con la ductilidad de la memoria, sus agudezas y sus lagunas. No cabe duda que esta es una obra que ahonda en el talento de Campanella para la emotividad, para el diálogo costumbrista, para prender la atención del espectador en una cotidianeidad que se precipita hacia una conclusión inevitable. Las interpretaciones son cuanto menos memorables, desde el personaje protagonista de Darín -con una contención en todo el metraje que pone aún más de manifiesto la intensidad de algunas escenas- como los secundarios, en especial el interpretado por Guillermo Francella, en un papel tan tragicómico que es cine argentino en estado puro. Y no desmerece en absoluto estas interpretaciones ninguna parte del conjunto, con una fotografía extremadamente cuidada, una banda sonora correcta -aunque quizás demasiado manipuladora en algunas escenas-, y una recreación de los años 70 cuidadísima, que quizás no se veía desde Zodiac, de David Fincher.

Aún así, la película no es perfecta, aunque se le puedan achacar pocos fallos. El guión parece acelerarse en la última mitad de la película, pasando de las divagaciones de viejo -según sus propias palabras- del inicio de la película a un tono casi folletinesco de revelaciones contínuas, que no desmerecen la trama en absoluto pero que se antojan quizás innecesarias y poco acordes con el tono del resto de la película. En especial destacamos la resolución de la trama amorosa, que se lleva de una manera muy cuidada en toda la película para acabar dándole un desenlace un tanto simplista.

Con todo, un ejercicio de cine -negro, policíaco, dramático, crepuscular- absolutamente recomendable, que aunque adolezca alguna irregularidad cumple sobradamente con sus aspiraciones.

btemplates

1 respuestas:

Alvy Singer dijo...

Miles de recomendaciones fiables me han llegado ya: ¡y pensar que la dieron el lunes pasado mientras yo iba a la maldita clase de inglés! ¡¡¡Aghhhh!!!!