Colores y ruiditos 2009: segunda parte, PC


A pesar de la preponderancia de las consolas
, el PC sigue siendo una plataforma importante en el mundo del videojuego. La distribución digital, mucho más evolucionada y con mayor competencia que la ofrecida por las consolas, permite que aparezcan videojuegos independientes que serían inviables en Xbox Live o Playstation Network, y al mismo tiempo permite a los desarrolladores dar soporte a sus productos de una manera mucho más ágil que en las consolas. Por no hablar de las comunidades de usuarios que modifican los juegos a su antojo.

El 2009 ha traído grandes títulos a los PC, y ha avanzado mucho en la distribución online, pero el gaming en PC sigue estando lastrado por varios problemas que vienen de lejos, como la piratería y el alto coste de mantener un PC en condiciones para los últimos lanzamientos. También otros problemas nuevos han aparecido, como la insistencia de los vendedores online de igualar dólar a euro, o el DRM cada vez más intrusivo; pero con todo PC y compatibles siguen estando a la vanguardia de la evolución del videojuego. Vayamos con la lista:



PC y compatibles

Torchlight


Ya traté este videojuego en un post más detallado, pero baste recordar que es el siguiente paso en la evolución de los videojuegos de rol de acción de estilo Diablo. Pura jugabilidad destilada hasta que solo queda un juego hecho para el disfrute de ese obsesivo-compulsivo que llevamos todos dentro. Además cuenta con una nutrida comunidad de modders que expanden el juego original con nuevos niveles, clases de personaje u objetos que utilizar. Un nivel más y a dormir, que son las cuatro de la madrugada.


Mirror's Edge


Mirror's Edge contaba con muchísimos elementos para tener éxito: un gameplay preciso, que tanto castiga al que no domina los controles como recompensa con una fluidez exquisita al que ya tiene más práctica; un diseño de niveles y personajes brillante y colorido, sorprendente en el mundo gris y marrón de los videojuegos en primera persona; un concepto extremadamente innovador, el jugar con la propiocepción del usuario...

Sin embargo, precisamente estos elementos fueron los que hicieron que no tuviera éxito. Gustar a una comunidad tan estricta en sus gustos como los jugadores de First Person Shooters fue imposible en un juego en el que usar armas de fuego hacía lenta y vulnerable a la agilísima protagonista, y el combate cuerpo a cuerpo -que el juego siempre recordaba que era la última opción- era brutalmente inefectivo. Por otra parte, el público del género plataformas se vio confundido por unos controles que, de novedosos, eran totalmente impracticables hasta que se llevaba un buen rato de rodaje. No obstante, se podría decir que Mirror's Edge es uno de los grandes incomprendidos del año. Un juego impresionante que aunque tenga una curva de aprendizaje muy elevada resulta absolutamente plástico cuando se lo domina. Belleza en movimiento, y en el movimiento.



Prototype


Los juegos sandbox no serán los mismos después de Prototype. Más allá del guión o del diseño de personajes -donde se ve eclipsado por la saga Grand Theft Auto, aunque Alex Mercer, el protagonista de Prototype, no deja de ser un personaje que merece secuela- este juego da tal sensación de poder al jugador que convierte el jugar a otros juegos del estilo en una experiencia deprimente, sintiéndonos como dioses lanzados a la tierra y privados de su omnipotencia. Un ejercicio de satisfacción del jugador sin parangón en ningún otro juego de este año. Pruébenlo y pongan la ciudad a sus pies.



Borderlands


Borderlands ya tuvo su propio post hace un tiempo, y a él me remito. De todos modos, desde ese momento se han añadido contenidos descargables al juego, entre ellos The zombie island of Dr. Ned, que es un auténtico splatter de zombis, referencias a series de dibujos animados de los 80 y al terror clásico, todo regado con la irreverencia propia del juego original. Si aún no lo han jugado, busquen un compañero (porque este juego gana enteros en multijugador) y vayan a matar unos cuantos no-muertos ahora mismo.


Dragon Age: Origins


Bueno, tras perderse en el futuro de Mass Effect y demorarse de vuelta en el universo Star Wars para elaborar un MMO, los chicos de Bioware han vuelto a un terreno que les es más familiar; la fantasía épica. Dragon Age:Origins es presumiblemente el primero de una franquicia que apunta hacia extenderse de la misma manera que se extendieron los Baldur's Gate del pasado. Se nos ofrece, en cambio, un universo de fantasía propio en lugar de tomar prestado el setting de una campaña de Dungeons and Dragons. El reino de Ferelden es una creación de fantasía adaptada a los tiempos que corren, con una ambigüedad moral que no llega a los puntos de maestría vistos en The Witcher -otro juego obligatorio para los aficionados al RPG en PC-, pero que aún así evoluciona el género en tanto que no es una fotocopia de la Tierra Media de Tolkien. El gameplay también bebe de los tiempos que corren, y es que estamos ante un juego con un importante componente de diálogos al estilo Mass Effect, pero a la vez con un estilo de combate paralelo al de cualquier MMORPG contemporáneo.

En resumen, originalidad y un poco de atrevimiento narrativo para probablemente el mejor RPG del año independientemente de la plataforma. Espero ofrecerles en breve un análisis más detallado de este juego.


Batman: Arkham Asylum


Heredero a la vez de algunos tics del Batman más reciente de Christopher Nolan -por sus personajes oscuros y su look dónde se nota claramente la influencia del Unreal Engine y de Bioshock- y de la estética absolutamente descacharrante de algunos momentos del Batman más camp de la serie de los sesenta -Harley Quinn no tiene precio-, este videojuego es, muy probablemente, el videojuego definitivo sobre el personaje. Todos los Batman están aquí, desde el atormentado Caballero Oscuro del cine más reciente, hasta el Batman que se replantea su relación con el Joker de Alan Moore.

Rocksteady Studios hacen un trabajo impresionante dándole desde el principio un sentimiento de poder al personaje, usando un combate cuerpo a cuerpo en el que Batman domina a sus enemigos, a la vez que un aspecto sigiloso y terrorífico del personaje, jugando con sus enemigos a voluntad, separándolos y disponiendo de ellos de forma táctica. El Batman de Arkham Asylum es un espejo perfecto del personaje de cómic, siendo capaz de eliminar él solo a docenas de secuaces del Joker... siempre que use la cabeza. Batman es un héroe cerebral, y el uso de la fuerza bruta nos llevará a ser tiroteados sin piedad. El juego nos enseña esto y nos da todas las herramientas necesarias para planear la emboscada perfecta, haciéndonos pensar y actuar como el Caballero de la Noche. Merece la pena destacar las secuencias de pesadilla provocadas por el gas del Espantapájaros, no veíamos nada similar desde los sueños del primer Max Payne. Batman: Arkham Sylum sienta la pauta para lo que todos los videojuegos con licencia deberían ser: fieles al personaje pero sobretodo profundos e interesantes de jugar. Solo queda esperar a la ya anunciada secuela.


Puzzle Quest: Galactrix


Después de alcanzar el éxito con Puzzle Quest: Challenge of the Warlords, Infinite Interactive derruyeron el primer juego creando Galactrix. Unas mecánicas excesivamente complicadas que lastraban todo el juego, una progresión absolutamente tediosa y en general un juego poco o nada intuitivo y gráficamente soso hicieron de Puzzle Quest: Galactrix una de las mayores decepciones del año.


Braid


Tras más de un año de espera, el magnum opus de Jonathan Blow fue lanzado para PC. Queda poco que decir sobre Braid, que probablemente se haya convertido en el paradigma de videojuego independiente al que todos los desarrolladores aspiran: un videojuego con unos orígenes extremadamente humildes, pero con una visión y una genialidad que lo han convertido en un éxito de masas. Imprescindible.


Plants Vs. Zombies


Un concepto tan delirante como el montar una defensa ante un apocalipsis zombi con las poderosas herramientas... de la jardinería. Esa idea es la base de uno de los grandes éxitos casual del año. Plants Vs. Zombies es accesible a cualquiera que haya disfrutado alguna vez con un ordenador, y bajo su fachada de simplicidad esconde un juego de estrategia sorprendentemente profundo. Una vez más, PopCap Games demuestra que los límites entre hardcore y casual están obsoletos con este juego y su multitud de modos y posibilidades. Incluso se han permitido el lujo de promocionarse parodiando los banners de un juego online infame. No se pierdan la crítica de Denkara sobre el juego y el zombi de Michael Jackson.



Y con esto queda cerrada la lista para PC. Les espero en la tercera parte, sobre los juegos de este año en sistemas portátiles.

btemplates

0 respuestas: