Trajes de pelo y alas de mariposa.

NOTA: Mis artículos sobre videojuegos aparecerán dos días antes en el blog El Gran Bug, del que soy colaborador. No dejen de visitarlo para disfrutar de los artículos de mis compañeros de proyecto: Alvy Singer, Ryu_gon y Makanudoo.

Hace poco que un buen amigo me prestó su copia de Bayonetta. Tras invertir en el juego una buena cantidad de horas -una de las mayores virtudes del juego, a mi parecer, es su dificultad- lo he terminado, y más allá de la valoración del juego -que es prácticamente perfecto-, me gustaría reflexionar sobre otro aspecto del título, su sensualidad.

Es un tema que ha despertado una cierta polémica, desde innumerables foros en internet, hasta en una esfera más cercana: recuerdo claramente el veredicto de mi novia sobre el juego al ver la demo:

"Esto es un Devil May Cry con tetas y culos."

Es una verdad como un puño, pero el hecho es que una vez jugado el juego, en mi humilde opinión, el problema reside en que nos han querido vender esto:



Pero el juego es más bien esto:



Sí, la protagonista está sexualizada hasta el absurdo, pero cabe recordar antes que nada el orígen del juego. La cultura popular japonesa está sexualizada hasta el absurdo, e incluso temas tabú como la homosexualidad se tratan como material para la comedia.

Otro factor interesante de la cultura japonesa en Bayonetta es el uso de una versión bastante sui generis de la mitología judeocristiana para crear todos los enemigos del juego... pero eso sería tema para otra discusión, y al fin y al cabo, quería hablarles de la sexualidad en Bayonetta.

El caso es que aunque el personaje esté sexualizado de una forma tan clara, no resulta un personaje objeto. En todo caso, Bayonetta resulta una mujer fuerte, que domina situaciones imposibles con un desparpajo igualmente inverosímil, y que, al contrario que otras creaciones "feministas" -nótense las comillas- como las protagonistas de Sexo en Nueva York, no busca al hombre perfecto para que le dé sentido a su vida.


Es más, a lo largo de todo el juego, los personajes masculinos son relegados a papeles secundarios, y las únicas relaciones emocionales de la protagonista son de amistad hacia una compañera de juegos de la infancia, y un cierto maternalismo hacia otros dos personajes. En ningún caso vemos a Bayonetta ser una mujer objeto, puesto que es la protagonista y el motor de la historia, y en las pocas ocasiones que alguien intenta un avance romántico sobre ella, lo rechaza sin ningún complejo. Se podría decir que Bayonetta es una versión espejada del protagonista de Devil May Cry, Dante, que está tan absurdamente segura de sí misma que se permite actuar de esta manera, con su belleza y su sexualidad como otras armas en su arsenal. Aunque eso sí, es más Lara Croft que Samus Aran.


Habrán notado la repetición del adjetivo "absurdo" y sus sinónimos en los párrafos de más arriba. Ello se debe a otro motivo para quitarle hierro al asunto, que es que el propio juego nunca se toma en serio a sí mismo, y dudo mucho que la polémica levantada en algunos círculos le importe demasiado a los desarrolladores más allá de la publicidad que le da. Es más, les invito a que todos ustedes tampoco se lo tomen tan en serio. Tanto sentirse excitado como montar en cólera son reacciones que sin duda buscaban los creadores del juego en el público, pero no son más que maneras de caer en la gran broma -en un buen sentido- que es el diseño de Bayonetta.


Aunque estoy muy tentado de mandar una copia al Institut Català de les Dones y a Pilar Rahola para ver que pasa. Por echarnos unas risas.

btemplates

2 respuestas:

Denkara dijo...

Y lo mantengo! Es un DevilMayCray con tetas y culos! Pero al menos la protagonista no va de niña desvalida y reparte ostiazos y balazos a diestro y siniestro!!

Me encantan los tacones con pistola!!! Son super cool, osea! xDD

ElFanGris dijo...

Teniendo en cuenta la tendencia nipona a dividir el medio del manga en "shonen" y en "shojo", creo que la aparición de una heroína en el medio digital no ofrece mucho cambio si tenemos en cuenta ciertas series shonen donde los protagonistas son femeninos (por poner un caso, Slayers, Solti Rei o Grenadier)les cuesta dejar a un lado ciertos elementos que ya has comentado en el articulo. Aun así, es de agradecer ver una heroína que no sea Lara Croft.