Infección

Revisité hace poco 28 Días Después, al encontrarla por casualidad a muy buen precio en DVD. Les dejo mi crítica de esta, a mi entender, joya del cine de terror actual.



 
28 DÍAS DESPUÉS

Dirección: Danny Boyle. País: Inglaterra. Año: 2002. Duración: 113 min. Género: Terror. Interpretación: Cillian Murphy (Jim), Naomie Harris (Selena), Brendan Gleeson (Mark), Megan Burns (Hannah), Christopher Eccleston (Mayor Henry West). Guión: Alex Garland. Producción: Robert How y Andrew Macdonald. Música: John Murphy. Fotografía: Anthony Dod Mantle. Montaje: Chris Gill. Dirección artística: Mark Digby, Rod Gorwood, Patrick Rolfe. Vestuario: Rachel Fleming. Distribuidora: 20th Century Fox. Estreno en Inglaterra: 1 Noviembre 2002. Estreno en España: 18 Julio 2003.

La idea moderna de zombi es básicamente fruto de la mente de George Romero, que con el éxito de su  "Noche de los Muertos Vivientes" fijó en 1968 al monstruo en el imaginario popular. Pero sobre todo, el cine de zombis es fruto de su tiempo. La visión de Romero del zombi como crítica exacerbada de la sociedad de consumo, del miedo al otro entre los últimos estertores de la guerra fría, de los estragos de Vietnam. El 2002 Danny Boyle, revulsivo del cine inglés desde "Trainspotting" reinventa el arquetipo del zombi con la película que nos ocupa: "28 Días Después".

La película de Boyle es fruto de su propio tiempo, rodada a la sombra de unas torres gemelas recién caídas, en una Inglaterra atenazada por las amenazas de bomba. "28 Días Después" propone una caída de la civilización sin muertos vivientes que consumen a los vivos, sino con enfermedades de diseño salidas de un laboratorio; dónde la sociedad no está a punto de caer en la desidia de los difuntos sinó que ya se ha precipitado en una espiral de violencia y rabia puras. Una sociedad en una quiebra que ni el gobierno ni el ejército supieron detener. Un apocalipsis Hobbesiano en el que el hombre es el lobo del hombre. El arraigo de la película en la actualidad de su momento está presente desde el montaje de falsos noticiarios de sus primeros planos hasta en la urbe desierta: el vacío opresivo e inquietante de una Londres como no se había visto nunca, con sus plazas empapeladas con fotos de seres queridos desaparecidos, atravesada por el protagonista solitario en un inicio brillante que recuerda a "El día de los trífidos", de John Wyndham. Pero las experiencias previas de Boyle con el formato digital - "Strumpet" y "Vacuuming completely nude in paradise", ambas para TV- son lo que marca la característica más interesante de "28 Días Después" más allá de su temática y en un plano más formal.

En un retorno al verismo de las primeras obras del director, la película está filmada en su práctica integridad en formato Mini DV -empleado en vídeo doméstico o en labores periodísticas-, dándole un aire, según el propio director, de documento gráfico de la catástrofe. La crudeza de la imagen de las cámaras digitales, juntamente con el uso de ángulos y encuadres torcidos y cerrados -los únicos planos amplios sirven para remarcar la soledad de los protagonistas-, dan al film una textura de realismo que contribuye a su proximidad al espectador, haciendo que "28 Días Después" haga lo mejor que puede hacer una película de terror: atrapar a su espectador. La pericia de Boyle en el uso de formatos poco ortodoxos para su momento queda aún más claro en la secuencia en la que Cillian Murphy -en el papel que le descubrió- recuerda a sus padres, en un plano subjetivo filmado en el formato doméstico por excelencia, el Super 8. 

La otra característica que cabe destacar del film es su excelente banda sonora, obra de un John Murphy que crea un ambiente opresivo y da al cine de horror un tema icónico con el tema principal de la película, que se reutilizaría y ampliaría en su secuela -y en una secuencia concreta de la tremenda "Kick-Ass"-. La banda sonora pasa de la calma a un crescendo ensordecedor, llevando -arrastrando- de la mano al espectador al apocalipsis imaginado por Danny Boyle.

"28 Días Después" es sin lugar a dudas uno de los films imprescindibles del género en su década, y aunque no sea la fundación del cine zombi, es una refundación más actual, que ha dado pie a obras tan interesantes como la catalana "[REC • ]". Absolutamente imprescindible.

PS: ¡No puedo esperar al estreno de Inception! Nolan se propone convertirse en el próximo Kubrick. Espero que lo consiga y sobretodo que ello nos depare buen cine.

btemplates

4 respuestas:

Isam dijo...

Gran crítica! No sabía que la película se había grabado en mini DV, pero al leer he recordado que, ciertamente, el color y el grano tenían algo especial.
Me ha encantado la mención a John Murphy, mi compositor de Bandas Sonoras favorito.

Inception el día 5 se merece suited up night!

Ubeinn dijo...

Buf, hace mucho calor como para ir de traje...

Denkara dijo...

Vale, otra peli más que tengo pendiente de ver... vaya lista más larga...
Inception se estrena en jueves?? Bueno es igual, ya la iremos a ver. Lo del Suited up night... uff... es que de veranito no tengo nada para el evento (a excepción del sombrero!).
En fin...

Alvy Singer dijo...

El próximo Kubrick....he leído una crítica que lo argumenta, pero es muy complicado y Nolan está muy, muy lejos de ser Kubrick.