Desidia Veraniega 2, la venganza.

¡Agosto! Es un momento en el que los medios se nutren de noticias de relleno -en las que se tira de estadística o famosete, instando más o menos a la vergüenza ajena de un servidor-, la televisión es un poco más insulsa de lo habitual y la cartelera da pena de ver (excepto en contadas ocasiones). Aprovecho -como ya hice el año pasado- para ofrecerles un micro-post con algunos hallazgos de las últimas semanas.







Quiero uno de estos Surface ya. El año pasado se vio la primera provocación con un Dungeons and Dragons para este dispositivo, y ahora se atreven con el juego de mesa de autor más popular.  El problema es que no tienen ni tan siquiera precio final, están destinados a hoteles y demás establecimientos por el estilo, y ni se huele la posibilidad de una versión para el consumidor medio. Tiempo al tiempo.







Un muy interesante documental sobre el pixel art, con puntos tan interesantes como la paradoja de que aunque este estilo se considere retro, no se ha podido apreciar la nitidez del píxel hasta que hemos dispuesto de los medios originales que lo usaban en monitores de alta definición. ¿O acaso ustedes podían distinguir los píxeles de Mario en su tele de catorce pulgadas? Yo tampoco.

Y por último, dos momumentos al cine, que descubrí por medio de un gran amigo. Tarantino contra los Coen, y Kubrick contra Scorsese. No se me asen con el sol de agosto, nos leeremos en septiembre.










Por cierto, aún me tengo que ver Lost. A ver si este verano...

btemplates

1 respuestas:

Alvy Singer dijo...

Qué cines más distintos en cada caso ¿eh? El primer ejemplo por método, el segundo por profundidad.