Barcelonas ocultas

HACE DOS SEMANAS publiqué en El Mundo un artículo sobre la peculiar visión de Barcelona de Dani Cortijo, historiador, escritor y poseedor de conocimiento poco común sobre la ciudad. Les dejo el enlace al artículo y les pongo más abajo la transcripción íntegra de la entrevista.
Foto por Santi Cogolludo
Ubeinn: ¿Como son las otras Barcelonas?

Dani Cortijo: Las otras Barcelonas están dentro de la Barcelona “normal”, pero tenemos que educar nuestra mente y nuestros ojos para poder verlas. Por ejemplo, aquí al lado, en la Calle Joaquim Costa, tú ves una calle normal del Raval, pero allí en 1912 hubo una de las criminales más sanguinarias de la historia de Barcelona, Enriqueta Martí, la vampira del raval , o que fue la calle más rebelde de la ciudad en el Siglo XIX. Si pasas por esta calle o cualquier otra de la ruta, ya no verás solo esta calle, verás la de 1912, puedes pasar por una tienda y saber que dentro de esa tienda hay una muralla romana, yo te ayudo a ver estas otras Barcelonas. Hay quien me pregunta “¿como es que te gustan estas calles tan estrechas?”.  No veo solo estas calles, veo muchas otras, y no estamos hablando de magia ni nada, simplemente de conocer tu entorno para quererlo. Para querer el patrimonio hay que conocerlo.


U: Patrimonio como el caso de quién pasó de lustrador de zapatos a mago.

DC: Sí, lo del lustrador de zapatos y el mago viene de que se conservan pocos anuncios del siglo XIX, y dos de ellos son de la misma persona, que fue primero lustrador y acabó siendo mago de la corte real. Empezó lamiendo su betún para demostrarle a la gente que era natural, y fue haciendo más trucos hasta que se dio cuenta de que a la gente le interesaba por los trucos y no por su habilidad como lustrador. De ahí actuó en los Campos Elíseos del Eixample, y se fue proyectando. Podemos reseguir su historia saliendo de un recorrido turístico más tradicional y hacemos un recorrido a fondo. Yo siempre digo que si estás en una encrucijada de calles, toma la que no sabes hacia dónde va. Si ya sabes hacia dónde irás por la derecha, coge la izquierda. Cuando mires a tu alrededor y no sepas dónde estás, en ese momento estás conociendo Barcelona. Puede que aunque cada día durante treinta años vayas de tu casa al quiosco por el mismo sitio, un día descubras una marca en una pared que siempre estuvo allí y no sabes qué significa. Hay gente que ha vivido siempre en Barcelona y no la conoce.

U: ¿De dónde surge este interés por lo olvidado?

DC: Todo el proyecto Altres Barcelones, dónde tengo el blog, empieza cuando a los dieciocho años empiezo a hacer de guía turístico por las calles de Barcelona. Hacía rutas para niños y tenía que buscar temas atractivos para que se fijasen. Iba tomando notas, que se convirtieron en un blog, que se convirtieron en un programa de radio, que se convirtió en un premio, que se convirtió en un libro, que se ha vuelto a convertir en una ruta por la calle. Yo vengo del medio Internet, y me interesa mucho el contacto con el lector, la ruta me permite un contacto directo con el público. Además me he encontrado con gente que viene a la ruta y sabe cosas que yo no sé, siempre aprendo algo, o que me han hecho una pregunta, me ha picado no saber la respuesta, lo he buscado y he encontrado una buena historia. Hay muchos temas surgidos así en mi blog.

U: Cuénteme algún punto de la ruta que le guste particularmente.

DC: El caso del marine encerrado en un bar. He conocido a la protagonista de la historia, y ha venido a la ruta gente que había estado ese día sacando cadáveres de las aguas del puerto y que iban asintiendo mientras lo contaba. Siempre digo que la historia hay que comprenderla in situ, la historia está ahí, hay que tener un cierto fetichismo sabiendo que estas piedras que ahora pisas en su día las pisaron los romanos. Tenemos una ciudad con 2000 años de historia. A veces hablando con gente de fuera de Europa, llevando alumnos estadounidenses, les dices “esta pared tiene más de 2000 años”, y se ríen, creen que les estás tomando el pelo. No apreciamos el estar con esta historia a nuestro lado. Buscamos temas con los que la gente convive a diario pero no lo sabe o no lo aprecia. Y buscar rutas atractivas, graciosas. Que si fuéramos una escuela atrajeran al alumnado. Hacemos ocio cultural. Hay que venir a pasárselo bien, yo no doy muchas fechas, cuento anécdotas para que la gente se quede con ellas. Por ejemplo, que durante la ocupación napoleónica se usaban las espardenyes para defenderse como si fuera un arte marcial...

U: ¿Espardenyes como arma marcial?

DC: Esto lo explicaba Joan Amades, como en esa época los barceloneses debían ir desarmados, a veces usaban las espardenyes como arma arrojadiza. También hay testimonios del Baró de Maldà que en las tabernas fuera de las murallas -fuera de murallas no se pagaba impuesto para el vino- a veces cuando los soldados franceses se ponían bravos, la gente les tiraba porrones. O para comunicarse con los ingleses la resistencia usaba las cometas de los niños que jugaban. Y como esto, muchos episodios.

U: Hábleme de los Victors universitarios.

DC: Este emblema se utilizaba para reconocer gestas universitarias, y en Granada he visto algunos datados en 1992, o sea que allí no se ha perdido la costumbre, pero mucha gente lo relaciona porque Franco pasó por Salamanca, vio estos símbolos en la Universidad y se los apropió como emblema propio para el desfile de la victoria. Incluso alguna persona se pregunta porqué no se borra eso si es franquista, pero son símbolos del siglo 19, de estudiantes que nadie sabe quién son ahora.

U: Se trata de verlo de otra manera, de buscar más profundidad. ¿El turista de la ruta es local o extranjero?

DC: Depende, cuando hay vacaciones suele venir gente de la ciudad, que viene a estas rutas y ve cosas que no ha visto nunca. En la última ruta, en el puente, me vinieron unos aragoneses que estuvieron contentísimos de ver una Barcelona como nunca la habían visto. Es una oportunidad para la gente de la ciudad de descubrir una ciudad en la que viven pero que desconocen.

U: ¿Cómo es esto de ganarse la vida recordando lo que los demás olvidan?

DC: A mí me gusta mucho, y es mi pasión, la verdad. Me ha aportado mucho a mi manera de entender la historia, y a entender que la historia no es solo la historia de las grandes cosas, si entiendes como pensaba un menestral en el siglo XIX, puedes entender la revolución industrial, pero te tienes que poner en la mente de la persona. No creo en la historia objetiva, la historia es subjetiva, hay que intentar ponerse en la piel de las personas que vivieron esa situación y en la de sus adversarios. A veces las cosas no son grandes sucesos, sino las vivencias de personas individuales, los cambios de mentalidad del pueblo.

U: ¿Este bar en el que estamos qué tiene?

DC: Hay sitios que aún conservan un encanto especial, bares, restaurantes, incluso pisos. Conocí hace poco a la inquilina del piso de Enriqueta Martí y me ha invitado a su casa. Algunos sitios conservan este encanto, y aún que tengamos esta idea de que Barcelona es una ciudad cosmopolita, no debemos adoptar esta actitud de borrar lo que es nuestro y adoptar lo moderno. Nuestra manera de ser modernos debe ser sin renunciar a nuestro pasado. Estar orgullosos de las murallas romanas, tenemos la suerte de poder ver en el mismo sitio cosas medievales, columnas romanas al lado... no hay que olvidar. Ni lo nuevo es mejor, ni lo viejo lo fue siempre. Antes había personajes populares en Barcelona como la Moños, y ahora decimos que eso se ha perdido, pero siguen habiendo personajes similares. Como historiador hay que mirar atrás, pero también a su alrededor. La Moños tiene una película, un autómata en el Tibidabo, pero nadie conoce a personajes como la “Marieta enfarinada”, que era una persona que creía que si tenías los mofletes rojos ibas al infierno y se enharinaba la cara. Barcelona es una ciudad donde hay de todo, un amigo mío me decía que le gusta el Raval porque aquí puede vestirse como le dé la gana y nadie le mira raro... Una Barcelona sin personajes populares sería muy aburrida. Ahora mismo en Gràcia está el Senyor Sebi, un señor muy mayor que se dedica a dibujar a la gente y cantarles canciones, porque un día se iba a suicidar y una voz le dijo que lo que tenía que hacer era dibujar...

U: ¿Te consideras un personaje raro?

DC: Raro, no, pero soy una persona pasional, me gustaría hacerme eco de la pasionalidad de Barcelona, pero si invertir muchas horas en algo que no me da beneficios pero creo que da beneficios a la sociedad es ser raro, sí, soy raro.

btemplates

2 respuestas:

Dani dijo...

Ostres! Gràcies per citar-me!

Ubeinn dijo...

Saps què passa, que al diari em varen retallar la entrevista per qüestions d'espai, i creia que es mereixia ser publicada íntegrament.

I gràcies a tu per la entrevista!