3 respuestas

Metal progresivo, o lo que pasa cuando le das a un "jebi" demasiado ácido.

Los Stream of Passion son un grupo de música cuando menos atípico. Aunque claro, cuando se junta un grupo con componentes de medio mundo es comprensible. El bajista, el batería y uno de los guitarras de Holanda, la cantante -sí, en los grupos de metal no sólo cantan tíos con voz de cazalla del Lidl- y el teclista de México y para rematar, la guitarra solista de Suecia.

Luego te dicen que el guitarra holandés toca más de cinco instrumentos distintos, compone, y dirige su propio estudio. Y que produce óperas-rock.

Lo primero que piensas es "Vale, esto ya es demasiado, no puede sonar bien, y seguro que es otra modernez." Pero como la recomendación te ha llegado de un amigo que tiene un gusto musical que ya te gustaría para tí mismo, te vas al enlace de Youtube que te ha enviado y le das al play (aviso, la intro de la canción es larguita, hasta el minuto más o menos no empieza la melodía):



"¡Espera! ¡Pero si es como Within Temptation pero bien hecho! ¡Y qué solo! ¡Y que bue-- Que voz tiene la cantante!"

Bromas a parte, Stream of Passion es un grupo sólido, y aunque un par de las canciones de su disco de debut -"Embrace the Storm"- cojean un poco, o en mi opinión resultan demasiado poco comerciales (por no decir más raras que un político honesto), el disco es muy, pero que muy bueno, y sobretodo rompe con los sambenitos que se le cuelgan al metal como género -que si es ruidoso, que si no tiene melodía, que si los tejanos ceñidos no me quedan bien y se me ha acabado la laca-, cosa que resulta muy agradable de ver.

Desafortunadamente, esta música no tiene la distribución, o la publicidad que mereciera. Así que aprovecho para recomendar a todos los que me lean que escuchen algo de este grupo, o que por lo menos lo intenten. ¿Por favor?

2 respuestas

Vive le consumisme

¡Ya los tengo todos!

Esta tarde llegaron a la librería de mi pueblo -Àgora, una maravilla de librería llevada por dos maravillas de libreras- los tomos de Harry Potter que me faltaban.

Sí, ya lo sé, "a buenas horas mangas verdes, con la de tiempo que hace que salieron los libros de Harry Potter y todavía no te los habías leído, patán que eres un patán", pero es que uno es un poco lento para según que cosas y muy cabezón para según que otras.

Empecé a leerlos hará cosa de un mes, y ahora mismo estoy en la tercera parte, "El prisionero de Azkaban", que según lo que me han contado es donde empieza a tener chicha la serie. La verdad es que los dos primeros libros son muy monos, pero es que si no hay sangre, intriga, traición e higadillos que me salpiquen a mí me cuesta entrar en una serie.

Comprenderéis que pasar de leer "Juego de Tronos" -sobre esta saga haré un post algún día también- a "Harry Potter y la cámara secreta" fue como pasar de una maratón de Hitchcock a una reposición de los Teletubbies, pero aún así me está gustando el ambiente en general y los secundarios de la historia. En particular, me gusta mucho la aproximación casi cotidiana de la serie a todo el bestiario mágico y la cantidad de leyendas populares a las que hace referencia. También hay que decir que está escrita con mucho sentido del ritmo, y que las tramas y relaciones entre personajes que sólo se adivinan en los dos primeros libros te empujan a continuar adelante...

Y pensar que estoy leyendo estos libros porque con pelo largo me parezco a Snape y me pica la curiosidad... ¡resultará que incluso son buenos!

Por cierto, aunque alguien perdiera el juicio y me dijese que me parezco a Leonardo di Caprio -que como no sea en cierto orificio corporal no sé en qué me le puedo parecer- NO, repito, NO pienso ver Titanic. Por ahí no paso.

Post Scriptum: Sí, la foto es basura, pero la cámara de mi teléfono no da para más, y mi bolsillo no da para una cámara digital, así que lo siento, pero cuando uno es un poco lumpen pasan estas cosas.

1 respuestas

Desde el exilio - Last Exile


Es muy probable que este anime no os suene de nada. En tal caso os envidio, porque todavía lo podéis descubrir y quedar maravillados. Es poco menos que el mejor anime que yo haya visto... y como freak de pro a pesar de las opiniones de algunas, he visto unos cuantos. Last Exile se centra en las aventuras (y desventuras, por supuesto) de un joven piloto de aeronaves que, sin la menor intención, va a parar a la palestra de una guerra entre dos naciones por la supremacía tanto sobre el territorio, como sobre los medios de transporte que lo dominan.

Nota para los escépticos y los que creen que los dibujos animados son sólo para críos: si Cannes, Frankfurt o los Oscars premian a la animación japonesa no es sólo porque los muñequitos de los Pokémon se vendan como churros. La animación japonesa produce auténticas maravillas ambientadas desde en mundos de fantasía medieval, hasta en mundos en una particular revolución industrial, como el caso que nos ocupa.

Corolario a la nota anterior: por mucho que me guste, la Ley de Sturgeon -que se aplica al cine, la literatura, o la música- también se aplica al anime: el noventa por ciento de los animes son una mierda. Aún así, el otro diez por ciento vale mucho la pena.

No hay nada que no sea impecable en Last Exile... desde la cuidadísima ambientación, hasta el diseño de personajes de Range Murata -que es uno de los dibujantes japoneses con más personalidad en su estilo del panorama actual; no esperéis melenas lilas y ojos saltones, que de eso aquí no hay-, pasando por la preciosa banda sonora, y sin olvidar el elaborado, aunque siempre tenso e interesante, guión.

Sin más, mi recomendación sincera. Esta serie puede encontrarse en DVD ahora mismo en nuestro mercado, pero para los libertarios, siempre la podéis obtener de los canales de distribución habituales... aunque la serie es algo añeja ya y dudo que encontréis torrents flotando por ahí. De todos modos, para encontrarla siempre podéis usar el mejor invento de la humanidad desde el chocolate soluble.

Post Scriptum: sí, me encanta poner vídeos de youtube en mis posts. Soy guay porque me molo, hala.

1 respuestas

Perdidos en el laberinto


Como se puede comprobar por el título de este post y por el trailer que lo acompaña, no se me da demasiado bien hacerme el misterioso. Y si no que se lo pregunten a las chicas que han salido conmigo. En fin, centrémonos. Ayer fui a ver El Laberinto del Fauno de Guillermo del Toro, con una mente abierta y sin prejuicios... (por cierto, no pretendo spoilearle la película a nadie, pero hablar de una película sin spoilearla es tan complicado y laborioso como hablar del agua sin decir que moja, o sea que estáis avisados)

Versión corta: es una buena película, aunque renquea por algunos sitios.

Versión larga: El laberinto es quizás el símbolo por excelencia de la mente humana . Es algo complicado, retorcido, lleno de recovecos desconocidos, oscuro, y que encierra verdades y mentiras que quizás ni tan siquiera se sabía que estaban allí... hasta que alguien se dio de bruces con ellas. La película que nos ocupa hace honor al laberinto de su título, y es una mirada dentro del laberinto de la mente, concretamente de la mente infantil y su manera de enfrentarse a su entorno.

Hasta aquí todo bien, pero ahora viene cuando lo que hay en el centro del laberinto te devuelve la mirada y pegas un respingo.

El laberinto del fauno es un cuento de hadas, pero no por eso tiene que ser bonita. La película tiene un diseño de producción impecable (y la estética de las ruinas y las criaturas de la película le recordará a más de uno a la versión de Del Toro de Hellboy o las viñetas de Mike Mignola), pero eso no significa que sea bonita. Sólo hay una manera de ser perfecto, pero para ser creativo de verdad uno tiene que ser imperfecto y a veces acariciar lo grotesco.

En este laberinto hay sangre, los bosques están podridos, las noches son frías y siempre llueve... pero eso no le resta magia al conjunto, que tiene un ligero toque de irrealidad que resulta muy adecuado. La contraposición de sonidos y colores entre el molino donde se acuartelan los fascistas y los ambientes del bosque donde andan las hadas está conseguida y los dos ambientes son fácilmente identificables por el espectador. No a todos les gustará la ambientación de la película, pero está bien conseguida.

Por otra parte, la compenetración entre las dos tramas de la película (la confrontación entre maquis y fascistas y toda la trama faérica) es algo irregular, y hay partes del metraje en que se pierde un poco. Es más, en la parte central del relato quizás se pierde mucho de vista la parte mágica de la película durante unos buenos veinte o veinticinco minutos, y se echan muy en falta las apariciones del fauno y sus allegados. Quizás la versión en DVD nos regale alguna escena en este tramo, la película exhibida en cines no es excesivamente larga, dura una hora y media -Santa IMDB que está en internet confirma que son 112 minutos-.

Los actores están impecables en sus personajes -bueno, Ariadna Gil aquí no construye un papel la mitad de bueno que el de Alatriste, pero su personaje tampoco da para mucho- en la mayoría de los casos, pero estos personajes son algo carentes de vida. Los personajes caen en lugares comunes o no se desarrollan tanto como sería necesario.

Así, tenemos un capitán del ejército de Franco que es poco menos que un monstruo, que se intuye que tuvo una relación problemática con su padre... del que no sabemos nada porque esta parte no se elabora prácticamente nada. También tenemos a una viuda desengañada de la vida y de su magia... que no sabemos como se volvió así porque la mitad de la película la pasa sedada. En esta línea tenemos al doctor de pueblo que es bueno, liberal, y un hombre razonable... como todos los miembros de su profesión en las películas ambientadas en la posguerra civil. Para acabar de aliñar el conjunto, tenemos a una protagonista que claro, es comprensible que resulte reservada con los adultos que la rodean, pero sólo actúa en las escenas en que está con las hadas...

Resumiendo, no son los peores seis euros con treinta que he gastado en el cine (ese lugarcito especial en mi corazón se lo guardo a Spawn, que es el bodrio más infame que he tenido el infortunio de tragarme en pantalla grande), pero Guillermo del Toro no se va a ganar el Oscar... ni falta que le hace, sus fans ya saben quienes son... y a los que no son sus fans les provoca sentimientos encontrados ;)

4 respuestas

Las primeras gotas

¡La voz de la lluvia abre sus puertas! Bienvenido incauto lector al que probablemente será uno de los Blogs menos serios, coherentes o regulares que hayas tenido la oportunidad de leer.

Más por hablarle al viento -que como se sabe se lleva las palabras, y por lo tanto es un oyente muy válido- que con intención de crearme una legión de seguidores -mamá siempre decía que engañarse a uno mismo no sirve de nada- espero poder escribir aquí frecuentemente para exponer lo que me choque, para desvariar sobre el último libro que haya leído, o simplemente para compartir información que considere útil. Sin más, sed bienvenidos y bienvenidas.