2 respuestas

Una mirada a lo que está por venir

O lo que es lo mismo, remesa de vídeos, trailers y demás miscelánea que me ha llamado la atención últimamente. Ahí van, sin ningún orden en particular:

Un sneak peek al remake de Predator de Robert Rodríguez. Cuantas cursivas en una sola frase.







El tráiler definitivo de la versión de Ridley Scott y Russell Crowe de Robin Hood, ahora con más Galadriel:







El primer tráiler (¿Sabían que "tráiler" está reconocido por la RAE como sinónimo de "avance" en sentido cinematográfico? Uno más para los compañeros del "güisqui") de la segunda parte de la mítica Tron.







El avance -viva la corrección lingüística- definitivo de Iron Man 2. Huelga decir nada más:







The Mechanic, un remake de una película de Charles Bronson matando a gente, con Jason Statham y Ben Foster matando gente. Tiene tanto aroma a subproducto que mola.






Hay algo profundamente posmoderno en el siguiente vídeo: las mentes privilegiadas de The Escapist, una de las mejores publicaciones serias sobre entretenimiento de la web, juntan a cuatro pornstars, una stripper y una peluquera y les montan sesiones de Dungeons and Dragons en lo que prometen será una serie quincenal. En fin, el invento se llama I hit it with my axe y no tiene desperdicio:










One button Bob es un juego flash que hace un ejercicio, como su nombre indica, de jugabilidad de un solo botón. Recuerda a Canabalt, del que ya hablé, pero es algo más elaborado.



Scratch to win es un curioso ejercicio de control en un juego flash: se controla íntegramente con la rueda del ratón, propone una mezcla de manipulació de ruedas, molinos o el mismo tiempo, todo al ritmo de Alicia en el País de las Maravillas y una canción de Gorillaz.



Que los disfruten, damas y caballeros. No pierdan demasiados ratos de sueño o trabajo por mi culpa.

6 respuestas

Alta y baja cultura

Absolutamente impresionante el nuevo episodio de Reflexiones de Repronto que trata sobre la Alta y Baja Cultura -así, en mayúsculas-. Serán probablemente los diez minutos mejor invertidos en ver un vídeo de esta semana.



4 respuestas

Move: La apuesta de Sony

NOTA: Mis artículos sobre videojuegos aparecerán dos días antes en el blog El Gran Bug, del que soy colaborador. No dejen de visitarlo para disfrutar de los artículos de mis compañeros de proyecto: Alvy Singer, Ryu_gon y Makanudoo.

Se celebra estos días el Game Developers Conference en San Francisco. Como es de esperar en un evento de estas características, hemos asistido a lanzamientos, revelaciones, anuncios y demás propaganda a la que nos tiene acostumados la industria, pero si hay algo que destacar (más allá del trailer de Deus Ex 3, pero esto es una debilidad del redactor) es el anuncio de lo que será la apuesta más fuerte de Sony para esta temporada, el Move.






Es obvio que no va a dejar a nadie indiferente. El nuevo mando de Sony es una evolución del mando de Wii, con mayor cantidad de sensores (seis, incluyendo un sensor de campo electromagnético terrestre -no, yo tampoco sé lo que es-) y una esfera luminosa que combinada con la cámara Playstation Eye (que es necesaria para el uso del dispositivo) permite un posicionamiento exacto del usuario en el juego, además de ofrecer posibilidades de lo que se viene configurando como la nueva tendencia en el mundo del videojuego, la realidad aumentada.

El dispositivo plantea una serie de preguntas que ya se comentaron cuando apareció la Wii, como la necesidad -o no- de un mando en la interacción usuario-juego, o la viabilidad de la propia tecnología. La primera es aún objeto de debate, y lo será aún más con la presentación del proyecto Natal de Microsoft, pero la segunda ya ha sido contestada con el éxito arrollador de la Wii de Nintendo. La propuesta de Sony, sin embargo, es fiel al posicionamiento de mercado de la PS3: en una entrevista concedida a Público, Richard Marks, el ingeniero a la cabeza del proyecto, ha declarado que la tecnología del Move se pondrá al servicio tanto de opciones más casuales de juego -como por ejemplo un software de tenis mesa- como de juegos más en la línea hardcore como Socom 4, uno de los primeros títulos de la PS3 que será compatible con Move, aunque la compañía ha asegurado que de ahora en adelante todos los títulos que se lancen para su consola serán compatibles con control tradicional y Move.

Es seguro también que Move creará polémica por sus semejanzas con la tecnología de la Wii de Nintendo, que no se limitan a lo comentado hasta ahora, sino que se extienden a la inclusión de un segundo mando o "nunchaku" como el de la consola de Nintendo, o un catálogo de juegos inicial que recuerda bastante a software similar en Wii, como por ejemplo el ya comentado juego de tenis mesa o un juego de combate de gladiadores parecido (aunque mejorado) a la modalidad de kendo de Wii Sports Resort.

Sin embargo, Sony ya ha anunciado que más de 30 desarrolladores están trabajando en títulos compatibles con Move, y no contenta con anunciar eso, ha hecho otras afirmaciones que dejan claro que el proyecto está muy avanzado: la primera es que el producto se lanzará este mismo otoño, y la segunda que su precio no llegará a los cien dólares (unos setenta y cinco euros).

Queda por ver solo el éxito de este nuevo mando. Aún así, visto el éxito de su predecesor evidente, el Wiimote, hay pocas dudas de que el periférico de Sony será aceptado sin mayores problemas por la comunidad de jugadores. Otro factor que podría ayudar a Move a situarse por encima de la tecnología de Wii, aparte de la superior potencia técnica de la PS3, es la mayor confianza en licencias de terceros de la consola de Sony. A todo el mundo le hace gracia ver a Mario jugando a tenis, pero con desarrolladores como Capcom o Konami embarcados en proyectos para Move cabe esperar que este otoño podamos lanzar hadokens con Ryu o hacer que Solid Snake inmobilice a un soldado enemigo usando nuestras propias manos. Como siempre, el tiempo dirá. Les dejamos con una serie de vídeos de las tech demos de Move en la Game Developers Conference:






Trailer de Move



The Shoot



Slider



Move Party



Move Fighter



Interacción con Little Big Planet



Gladiator Duel

3 respuestas

Más allá de la Niebla

NOTA: Mis artículos sobre videojuegos aparecerán dos días antes en el blog El Gran Bug, del que soy colaborador. No dejen de visitarlo para disfrutar de los artículos de mis compañeros de proyecto: Alvy Singer, Ryu_gon y Makanudoo.

Avanza entre las ruinas, apartando los escombros de una civilización olvidada con cada paso, ladrillos rotos de una piedra gris y porosa, restos astillados de puertas y barricadas podridas y derribadas largo tiempo atrás. Los únicos sonidos que le acompañan son el repiqueteo de la vaina de su espada contra su cadera, el quejido constante y apagado de los escombros que pisa y el distante murmullo de los truenos, que llegan de una tempestad perdida en los confines de un cielo gris y preñado de nubes, de una luz mortecina e informe que se debate por ser tan siquiera una sombra del amanecer de otros tiempos. La frialdad de la niebla se le pega a la piel, y con cada caricia de los jirones de bruma, la condensación se acumula en las junturas de la pesada armadura. El jubón acolchado de debajo de las placas está empapado, y entorpece su movimiento, arrebatándole el poco calor que le queda en el cuerpo. Con paso titubeante, pero inflexible, atisbando el camino por encima de su escudo, que sostiene con el brazo izquierdo en un acto entre el estoicismo y el desafío, deja atrás la serpenteante senda de rocas, y pisa la cima.

Lo que queda del templo se recorta contra la niebla, insinuándose más allá de un llano salpicado por montículos astillados de huesos humanos, pálidos y relucientes por el rocío acumulado. Se acerca lentamente, sopesando su espada en la mano derecha, apretando los dedos para desentumecerlos en torno a la empuñadura. Oye el rumor de los ladrillos que caen de las paredes del templo, como granos de arena en un reloj que marca inclemente la llegada del olvido. Andando con cautela, se acerca a uno de las pilas de huesos, de menos de medio metro de altura. Los huesos, colocados descuidadamente sobre una coraza de placas, están limpios, aunque algunos están rotos y vacíos. Los envuelven los restos de un jubón, deshecho por el tiempo y la humedad. El cráneo, desprovisto de su mandíbula inferior, corona la pila en un ángulo oblicuo contra el suelo, las órbitas oculares dirigidas hacia el cielo indiferente.

Entonces lo ve, la más tenue luz, un jirón de niebla que se detiene en las órbitas del cráneo, que se arremolina sobre sí mismo, movido por un viento ausente, el aliento de los muertos que se agita. la pequeña nube de niebla se detiene y brilla con un leve fulgor azulado, enfermizo. Demasiado tarde, la pesada bota de combate desciende sobre el cráneo, con un crujido satisfactorio, una y otra vez, con un vigor impensable hace unos segundos, hasta que el cráneo no es otra cosa que una masa irreconocible de astillas sobre la pila de huesos. El jirón de niebla del ojo del muerto se dispersa, deslizándose sobre los restos de un escudo y una espada olvidados en el suelo.

Vuelve a levantar su escudo, gira la espada en su mano derecha, comprobando su equilibrio. Se detiene tras dar un paso. Rodeándole, puede ver decenas de luces como la que acaba de extinguir. De los nichos en las paredes del templo, de entre los restos de madera, desde las pilas de huesos, desde debajo de los cascos de otros valientes de antaño, la mirada de los muertos se cierne sobre él. En el cielo retumba un trueno, y del portal del templo le llega un estremecimiento, un olor, a sangre y a tierra mojada, a la osadía de los vivos y el rencor inconsolable de los muertos.

La penumbra del interior del templo se agita, y con movimientos pesados se alza de él una figura abotargada, más alta que dos hombres subidos uno encima del otro, e igual de ancha. Una criatura vagamente humana, negra como la roca cubierta de musgo del templo, abotargada, una vaga parodia de un hombre, de vientre hinchado, piernas cortas y retorcidas y brazos largos y simiescos. Bajo la piel de la cabeza del ser se intuyen fragmentos de hueso, dispuestos formando una grotesca parodia de una calavera humana. Levanta su cara, reconociendo satisfecho la luz mortecina, y abre en silencio su boca, erizada de dientes negros y astillados. Los fuegos fatuos de los montículos de huesos se arremolinan en las cuencas de los ojos de la criatura, con un resplandor renovado, y sobre un blasfemo tercer ojo en medio de su frente. Avanza añadiendo el rumor sordo de sus pasos al retumbar del trueno de la tormenta, su mirada fija sobre la forma armada de un escudo y una espada en la llanura, hambriento, deseando sumar el alma del recién llegado a la luz de su cráneo.

El primer golpe de la criatura le rompe el escudo, lanzándole salvajemente al suelo, rechinando los dientes para contener el dolor del brazo, doblado en un ángulo imposible. Hincando la espada en el suelo y apoyándose en ella, se levanta dispuesto a esquivar los golpes de la criatura. El siguiente envite de sus negros brazos es esquivado diestramente, con un alarde de velocidad desesperada. Tomando la espada con rencor, con rabia, hiende de una estocada el vientre de la criatura, empujando la espada hasta que los gavilanes de la empuñadura tocan la negra piel de la cosa. Tira infructuosamente de la empuñadora, y lo último que ve es un agujero con los bordes erizados de púas negras y astilladas, con tres faros de una luz azulada encima, refulgentes con el vigor de un fuego aventado.

Después oscuridad, y un girón de niebla contra el cielo gris.

Le despierta voz de la Doncella de Negro. "Habéis vuelto, asesino de demonios. Tomad lo que queda de vuestra alma, y que vuestra fuerza cure al mundo."

La voz le arrastra, le dirige, y el caballero se levanta, bajo la mirada de la Dama, extrañamente bella, descalza sobre la piedra fría, con los ojos cubiertos por dos sellos de cera gris y envuelta en una mortaja. Se dirige, entero de cuerpo pero roto de nuevo, hacia la puerta del templo de la Dama, hacia el camino serpenteante. Desenvaina su espada y levanta su escudo, con determinación y fatalismo. A curar al mundo, más allá de la Niebla que lo envuelve todo.





Demon's Souls (PS3)

Desarrollado por From Software, distribuido por Atlus.

Rol, acción

Actualmente sólo disponible en Asia y Estados Unidos, lanzamiento en Europa por confirmar.

3 respuestas

Un nuevo diseño

Pues parece que sí que necesitaba una mano de pintura esto, sí. Sus lamentos y exclamaciones de "tú antes molabas" en los comentarios. Y de regalito una reflexión sobre las reformas: